Pages

viernes, 19 de diciembre de 2008

LA ESTRELLA (UN FALSO CUENTO DE NAVIDAD)



Por allí cerca había unos pastores que pasaban en vela y al raso las horas de la noche, guardando sus rebaños.
LUCAS, 2, 8.


Zaheridas las plantas de sus pies por las piedras del sendero, Yusef rezongaba amargamente sobre su destino mientras la noche lo envolvía con un manto de escarcha. Diminutos copos de nieve, arrastrados por los aires de levante que se habían alzado a orillas del Jordán, azotaron de improviso el lado izquierdo de su rostro, quedándose adheridos a los hilos de una barba desordenada. Interrumpió entonces su marcha Yusef y sacudióse con las dos manos las humedades que lo empapaban. Giró sobre sus pasos y acarició la cerviz de la mula que Ismael, el aguador, le había prestado para tan largo viaje.
Desfallecido por los días de camino y penurias que había soportado desde las tierras de Galilea, aquel fornido animal parecía no poder mantenerse en pie por mucho más tiempo, y ahora que por fin se había detenido, rehusaba con un gemido lastimero ante los tirones que, con indulgencia, Yusef proporcionaba a la humilde montura. Para su lomo, la más delicada de las cargas era también la más pesada. Frágil como una hoja de palma al viento, aterida por el frío, en medio del delirio que su cuerpo experimentaba ante un nuevo y desconocido dolor, la encinta María se apoyó con esfuerzo sobre los hombros de su esposo.
-Yusef –María temblaba, acuciada por los envites de la vida-, no llegaremos a tiempo a Bethelem.
Y se sintió desfallecer mientras el más atribulado de los hombres la sujetaba con fuerza.
-¡Maldito sea el censo! ¡Malditos todos los romanos!
-¡Yusef!
-Aguanta, esposa mía –su mano notó la calentura que inundaba la frente de María-, aguanta. Recuerda a los pastores que encontramos a un lado del camino, no ha mucho tiempo. ¿Ves aquella colina que asciende hacia el sur? Pues uno de ellos, un tal Zabulón, la señaló con su mano humilde diciéndome que detrás de ella, apostada en su falda, se encuentra la aldea que perseguimos con tanto ahínco. ¡Ánimo María! Pronto estaremos en Bethelem.
Pero la siempre sosegada María no pudo reprimir un grito de dolor que casi la descabalgó de la mula. Palpóse la túnica y la halló empapada.
-¡Yusef! –se aferró a su esposo, perentoria- ¡No hay tiempo! ¡Llegó su hora! ¡He roto aguas!
Entonces, desesperado, Yusef ciñó a su cintura la cuerda que guiaba al animal, tomó en brazos a María y caminó sacudido por la nieve, soportando la doble carga, buscando un lugar a cubierto en el que resguardarse del invierno, un espacio cualquiera donde ella pudiera dar a luz.
-¡Oh, Yavé –oraba en silencio Yusef, como nunca lo había hecho-, o Alto Dios, que guiaste a Tu Pueblo a través del desierto, conduce ahora los pasos de uno de Tus Hijos, permite que venga al mundo lejos de la noche y la tormenta, arropado por el calor de Tu Inmensa Misericordia, presérvalo, oh Dios Mío, para que sea bendecido bajo la Luz de Tu Nombre y crezca consagrado a enaltecer la Gloria Eterna de Tu Reino!
En estas cavilaciones estaba cuando, de pronto, un mugido surgió de entre las rocas cercanas. La mula, soliviantada, respondió con un rebuzno insólito y aceleró el paso entre los matojos, arrastrando al bueno de Yusef, que llevaba la cuerda ceñida al cuerpo. Yusef se soltó y observó cómo el animal hallaba, en un recodo entre los riscos, un abrigo lo suficientemente amplio para guarecerse de la ventisca.
Entonces Yusef sonrió alzando su mirada al cielo.
-¡Alabado seas por siempre, mi Señor!
Y siguió a la tozuda bestia hasta el interior de aquel refugio providencial. Se trataba de una especie de cobertizo que, sin duda, los pastores del lugar habían acondicionado para proteger el ganado de las lluvias. La mula corrió hacia un depósito de forraje junto al que pastaba con parsimonia el buey que, con su mugido, había señalado la existencia de aquel amparo divino. Pero no había tiempo que perder. Yusef posó a su esposa sobre el suelo de tierra, encendió un fuego con lo que pudo, apiló una gran cantidad de paja en la pared de la roca y llevó allí a María, a la que ayudó en el último trance con todo lo que sus rudas manos de carpintero podían hacer. Poco después, mientras aflojaba la tormenta, una estrella fulgurante apareció entre los resquicios de las nubes y dos llantos rasgaron la noche.
Yusef cortó el cordón con los dientes, limpió a la criatura como pudo y la envolvió en un manto seco.
-¡María, -acarició las mejillas de su esposa, rendida por el esfuerzo-, es un niño!
Ella sonrió con dulzura mientras Yusef alzaba al recién nacido sobre su cabeza y pronunciaba palabras de alabanza a Dios.
-¡Oh Yavé, he aquí a Tu Hijo!
Luego, Yusef entregó el niño a María y se ocupó de atenderla lo mejor que supo. En ello estaba cuando unos hombres con los rostros desencajados entraron en el cobertizo. Yusef, atemorizado al principio, reconoció el de Zabulón, el pastor que les había señalado el camino hacia Bethelem.
-¿Eres tú Yusef, de Bethelem, carpintero en la aldea de Nazaret, en Galilea?.
A Zabulón le temblaban las piernas.
-Sí, soy yo –contestó desconcertado Yusef. Zabulón prosiguió.
-Y, ¿es esta tu esposa, María, la que acaba de dar a luz a un niño?
Yusef, cada vez más perplejo, se acercó al pastor.
-Así es. Pero, ¿cómo sabes tú tanto sobre nuestras vidas?
Entonces Zabulón y los demás pastores cayeron al suelo y postráronse de rodillas, las lágrimas cubriéndoles los ojos, mientras Yusef no daba crédito a lo que veían los suyos.
-¡Alabado sea Dios, porque el Mesías ha sido finalmente enviado! -entonaron al unísono los pastores.
Yusef, fuera de sí, zarandeó con violencia a Zabulón.
-¿El Mesías? ¿De qué locuras estáis hablando? ¿Acaso habéis bebido?
Entonces Zabulón, movido por una fuerza invisible que lo apartó de las lágrimas, miró el rostro de Yusef y respondió:
-Has de saber, Yusef, que poco después de que vosotros continuaseis camino de Bethelem, nos disponíamos junto al fuego para dormir cuando, de pronto, un ángel del Señor se presentó ante nosotros, y la gloria del Señor nos envolvió con su luz, quedando todos sobrecogidos de espanto. Entonces el ángel alzó su voz y nos dijo:
”No tengáis miedo. Mirad, vengo a comunicaros una grata noticia que será motivo de alegría para vosotros y para todo el pueblo. Os ha nacido hoy en la ciudad de David un salvador, que es el Mesías, el Señor. Esta será la señal para reconocerlo: encontraréis a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”.
De improviso se abrió el cielo y se dejó ver junto al ángel un ejército celestial que alababa a Dios cantando:

Gloria a Dios en las alturas
y en la tierra paz a los hombres, en quienes Dios se complace.

Cuando los ángeles volvieron al cielo, recordamos que tú, Yusef, te dirigías a Bethelem por la vertiente norte de la colina, y supusimos que la nevada os habría sorprendido antes de llegar a vuestro destino, así que decidimos buscaros por estos abrigos que, construidos con nuestras propias manos, abundan en la ladera para proteger en la tormenta a nuestras ovejas. No fue difícil encontraros. Vimos la luz que desprendía este fuego que has encendido y supimos que estaríais aquí. Sin duda hemos sido afortunados. Ahora nos postramos para adorar al Hijo de Dios.
-Pero…
Yusef, anonadado por lo que acababa de escuchar, no tuvo tiempo para protestar, porque en aquel preciso instante tres extranjeros, ataviados con magníficas y desconocidas vestiduras y cubiertos por joyas que sólo podían provenir de las ignotas montañas de Oriente, entraron en la estrechez de aquel refugio y, acercándose a María, se postraron ante el niño dormido, al que adoraron de hinojos. Y abriendo las arcas en que traían sus tesoros, le ofrecieron los presentes de oro, incienso y mirra. Y entonces todo fue alborozo y alegría, y los pastores danzaron enfervorecidos, y hasta los mismos padres de aquel niño dormido acabaron convencidos de que todo aquello era verdad, y surcaron en la noche alabanzas a Dios, porque el Mesías había nacido.
Porque, en efecto, no muy lejos de allí, justo en el punto destacado por la estrella, una mula rumiaba junto a un buey cadencioso a las puertas de un pequeño cobertizo, construido allí por los pastores para resguardar en el invierno a sus ovejas. Y en su interior, junto a la pared de la roca, yacían María y su Hijo concebido sin pecado, mientras el laborioso Yusef, de la Estirpe de David, también carpintero en la aldea Galilea de Nazaret, cavilaba sobre la manera de acercarse a Bethelem para cerrar el embarazoso asunto del censo, ajeno al inminente error del destino, a la decisión que obligaba desde el cielo a cambiar en el último momento los papeles, a la condena que cumplirían los esbirros de Herodes sobre su Hijo a cambio de salvar al otro mediante un ángel de sueño y la huida a Egipto.
Aquel niño comenzó a llorar. María, aún muy débil, se levantó tambaleándose y salió al umbral del cobertizo con el niño en sus brazos.
-Hijo mío –le dijo enternecida-, observa la hermosura de este mundo.
Entonces el niño sonrió y señaló al cielo con su mano regordeta. Allí permaneció, hermosísimo, en los brazos de su madre, extasiado por el resplandor de una estrella que brillaba en el horizonte.

martes, 16 de diciembre de 2008

ÁNGELES DESPOJO

Ritmo extraño,
vibraciones,

muchacho sin cabeza
gesticula por la muerte del rock:
tú permaneciendo,

ojos de alas desgastadas
remontan la pirámide holística.

En la niebla titilan haces escarlata,

las gargantas arden atoradas por el humo,
sonido colectivo,

bocas brazos venas
de temblor,
más fuerte la reverberación que los latidos.

¿Cómo salvarte de tu tristeza?
Tomo la mano, dejo mi copa,
te llevo hasta la luz, que venga el aire.
Pero es lo mismo:
sentados en la acera
somos ángeles,
despojo de la noche.

jueves, 11 de diciembre de 2008

YA LO DIJO CASIMIRO PARKER

Los que conocemos al Marcus Versus poeta podríamos hablar de la fuerza que desprende sobre el escenario y también de cierto modo de escribir que rompe inteligentemente con las reglas sentenciosas, silenciosas y entrometidas de la propia poesía. Este hombre que enamora a las momias, este agitador laberíntico que viene del Renacimiento saltando de tejado en tejado se caracteriza, como no podría ser de otra manera, por ser un animal polifacético. 

Que no os sorprenda pues la nueva aventura en la que ahora está embarcado. No es fácil ser emprendedor en tiempos como estos, y bien lo sabe él, que su tiempo y trabajo le está llevando sacar desde el vientre su proyecto.
La editorial Ya lo dijo Casimiro Parker nace con el propósito de regalarnos notas de alta calidad, y os aseguro que Marcus Versus ha puesto todo su empeño en conseguirlo.
En esta linea, Casimiro Parker arranca con la publicación de dos poemarios que no tienen desperdicio: Si Dios me pide un Bloody Mary, de Carlos Salem (otro animal polifacético) y Canción de Cuna para un Héroe, de Óscar Aguado, de verso implacable y ávido.
Ambos textos se presentarán próximamente en el Bukowski Club (San Vicente Ferrer 25, Metro Tribunal) en estas fechas:

viernes 19 de diciembre, 21:30:
presentación de Carlos Salem, SI DIOS ME PIDE UN BLOODY MARY

sábado 20 de diciembre, 21:30:
presentación de Óscar Aguado, CANCIÓN DE CUNA PARA UN HÉROE


La editorial se presentará el mismo sábado 20 de diciembre a las 20:30 horas.


Estáis todos invitados. Os aseguro que valdrá la pena.

martes, 9 de diciembre de 2008

COLONO


Mórbido lazo, estrago

que se vierte entre los yerros,

como el agua

fluye en un instinto ondulante,

y un sesgo en los zapatos

marca en el légamo silencio,

la herida en sus dos ojos,

ya no camina consigo.


-Por senderos estrechos,

todo se alía para enloquecerme,

porque arrastro las noches

y veo en los rostros la rabia de siempre,

pierdo los objetos,

la mansedumbre atenaza mis venas, 

y aparece un cielo limpio

si deseo las sombras-.

jueves, 4 de diciembre de 2008

PRESENTACIÓN DE LA REVISTA "ES HORA DE EMBRIAGARSE (CON POESÍA)" Nº 2-3 EN LAVAPIÉS


No hace mucho tiempo que hablamos por aquí de la edición digital de esta revista que, sin olvidar su esencial modernidad, retoma esa forma cuidada y meticulosa de tratar los textos que últimamente parece tan olvidada. 
Ahora ha llegado el momento de la presentación en sociedad de la versión impresa de "Es hora de embriagarse (con poesía)", un fantástico número doble (2-3) y más de cien páginas de poesía y tantas, tantas otras cosas.
Para ir abriendo boca el martes 9 de diciembre de este viejo 2008 algunos poetas que han participado en la publicación se juntarán en el TAPAS Y FOTOS (c/Doctor Piga nº 7, Lavapiés) para darle un repaso otoñal y lenguaraz a la recién nacida. Será a partir de las 21:30 horas.
Imprescindible, si queréis embriagaros... de poesía, claro.

SEDA D'ESTE




Seda en vos sediento jardín d´Este se encabalga,
la fuente no descubre al colibrí que lejos precipita.
Algarada lengua dedo a labio el roce los paraguas
el antiguo porvenir la juventud la voz te dilapidan.
Un ojo aprehende el sexo de llanuras explanadas,
seda deshojado acaso así todo parezca a la tarde.


O sabes que tu lado de la página es el más fresco.

lunes, 1 de diciembre de 2008

CLÁSICOS DE LA LITERATURA PARA NINTENDO DS

No suelo hacer publicidad de este tipo de productos, pero en este caso, que tiene que ver con la literatura en general y, sobre todo, con esa dura tarea que hoy en día representa el hecho de la lectura, me parece una idea de lo más acertada.

Nintendo ha anunciado el lanzamiento de 100 Classic Book Collection, la versión británica del original japonés DS Bungaku Zenshuu, un título que recogía clásicos literarios nipones.

No se ha detallado por el momento si habrá versiones específicas para todos los mercados europeos, o si habrá una única versión con clásicos literarios en múltiples idiomas.

Por el momento, se sabe que la versión inglesa recogerá, como indica su título, cien clásicos de autores como Charles Dickens, William Shakespeare, Thomas Hardy, Jane Austen... por lo que habrá títulos como Treasure Island, Pride and Prejudice o A Tale of Two Cities.

La consola se sostiene con las pantallas ladeadas (como, por ejemplo, en Brain Training) para facilitar la lectura y asemejarla a la posición con la que se tendría abierto un libro. Se pasan las páginas con el stylus, y es posible configurar al gusto el tamaño de las letras. Incluirá funciones de búsqueda por diversos campos, así como comentarios introductorios a las novelas incluidas.

Por último, también se contará con la posibilidad de descargas más novelas a través de la Conexión Wi-Fi de Nintendo.

Se lanzará en el Reino Unido el 26 de diciembre.

viernes, 28 de noviembre de 2008

YO ME ACUERDO DE LAS CIANOBACTERIAS - CAPÍTULO IV (Y FINAL) - DESPIERTA, ALICIA



IV.

Cuando amanezca, a medida que la luz del día vaya dejando de un lado a las sombras, a medida que aquella fosforescencia se convierta en un declinar viscoso, recordarás que no quedó ni un solo libro en todo el mundo, que no quedó ni un solo árbol intacto, que el papel se perdió para siempre. Recordarás el orfanato en que creciste, todo lo que tuviste que aprender. Recordarás que lo que queda del conocimiento es virtual, restos de un naufragio salvado por la tecnología, palabras que ahora son una corriente en descarga y se transfieren de unos a otros a través de una pantalla más o menos plana. Tal vez volverás a verle a él, tan tímido y estirado, enamorándote. Intentarás no pensar demasiado en el hecho de que tu marido sea guardabosques, curioso nombre para una profesión que ahora sólo implicará el concepto de atención, de espera contenida ante la más que previsible amenaza. Intentarás olvidar que tú marido ha tenido que vivir los dos últimos años lejos de ti, en lo alto de un puesto de vigilancia meteorológica. Mirarás, apoyada en la pared la cama de noventa en la que duermes, el monitor de plasma a través del cual habláis todas las noches, ahora apagado. Y al encontrar por fin el mando, al conectar el intercomunicador, tratarás de fingir cierta sorpresa al ver vacío el otro lado de la cama, al entender lo que significa que esta mañana nadie pueda susurrarte al oído un despierta, Alicia. 

I FESTIVAL DE CINE ITALIANO DE MADRID EN EL CÍRCULO DE BELLAS ARTES



Entre el 2 y el 7 de diciembre, el Círculo de Bellas Artes de Madrid acogerá el Festival de Cine Italiano, que se inaugurará con el film ‘Il passaggio della linea’, de Pietro Marcello, y que nos ofrece una selección de la cinematografía de este país mediterráneo desde 2002 hasta nuestros días.

Ya que, por algún absurdo motivo, es difícil que lleguen a España películas del país vecino en estrenos en salas convencionales, esta oportunidad que nos ofrece el Círculo de Bellas Artes puede venir bien para repasar lo que se ha cocido durante los últimos años al otro lado del Mediterráneo.

Entre los autores cuyas obras se proyectarán durante el Festival de Cine Italiano se encuentra el escritor Alessandro Baricco, autor de la célebre novela ‘Seda’; Marco Bellocchio, director de ‘Buenos días, noche’ (‘Buongiorno, notte’); Uberto Pasolini, productor de ‘The Full Monty’


Durante el certamen se proyectarán también algunos cortometrajes de producción reciente.

El ciclo se clausurará con la entrega de premios de los cortometrajes finalistas y con la proyección de ‘Gomorra’, filmada por Matteo Garrone y ganadora del Gran Premio del Jurado en la última edición de Cannes.

Los largometrajes que se podrán ver en el Círculo son:

  • ‘Lezione 21’, de Alessandro Baricco, Italia/Gran Bretaña, 2008, 91’, VOSE
  • ‘Mar nero’, de Federico Bondi, Italia / Rumanía / Francia, 2008, 95’, VOSE
  • ‘Il papá di giovanna’, de Pupi Avati, Italia, 2008, 104’, VOSE
  • ‘Il resto della notte’, de Francesco Munzi, Italia, 2008, 101’, VOSE
  • ‘Machan’, de Uberto Pasolini, Italia, 2008, 110’, VOSE
  • ‘Un altro pianeta’, de Stefano Tummolini, Italia, 2008, 81’, VOSE
  • ‘Gomorra’, de Matteo Garrone, Italia, 2008, 137’, VOSE
  • ‘Il passato é una terra straniera’, de Daniele Vicari, Italia,2008, 122’, VOSE
  • ‘I galantuomini’, de Edoardo Winspeare, Italia, 2008, 100’, VOSE
  • ‘Un’ora sola ti vorrei’, de Alina Marazzi, Italia, 2002, 55’, VOSE
  • ‘Bellissime’, de Giovanna Gagliardo, Italia, 2004, 125’, VOSE
  • ‘In un altro paese’, de Marco Turco, Italia, 2005, 92’, VOSE
  • ‘Il fantasma di corleone’, de Marco Amenta, Italia, 2006, 85’, VOSE
  • ‘Il mondo adosso’, de Costanza Quatriglio, Italia, 2006, 90’, VOSE
  • ‘Volevo solo vivere’, de Mimmo Calopresti, Italia, 2006, 72’, VOSE
  • ‘Sorelle’, de Marco Bellocchio, Italia, 2006, 70’, VOSE
  • ‘Il passagio della linea’, de Pietro Marcello, Italia, 2007, 60’, VOSE
Para más información pinchad aquí.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

YO ME ACUERDO DE LAS CIANOBACTERIAS - CAPÍTULO 3 - METAMORFOSIS


III.

Que lloviese durante diez días seguidos fue recibido en aquellos tiempos de sequía con un deleite fuera de lo común. La gente estaba que se subía por las paredes, alborotaba, caminaba bajo la espesa cortina de agua con la impudicia del que recibe un regalo anhelado desde siempre. Muchos prescindieron de los paraguas. Algunos otros fomentaron la costumbre de dejar por un instante sus parapetos y permitir que aquel líquido terso resbalara sobre los rostros, escapara zigzagueante hacia las comisuras de los labios.

Para la hija del bibliotecario todo aquello resultaba de lo más curioso. En aquellos días su padre la sorprendía a menudo mientras observaba la lluvia desde de la ventana, extasiada por aquella maravilla, o al sacar las manitas por entre los barrotes del balcón para sentir la mojadura palpitante sobre la piel.

-A tu madre le hubiera gustado verte así de alegre- le decía entonces su padre abrazándola con una fuerza emocionada, algo que una niña de cinco años como ella no acertaba todavía a comprender, pero que de todos modos le gustaba. Después el padre le explicaba el ciclo del agua, y ella se convertía en una gota de agua que caía desde las blandas nubes para unirse con sus amigas en un río largo largo que corriendo corriendo viajaba por el mundo y fluía hasta el mar, algo así como un charco inmenso, desde donde luego se iba volando de nuevo al cielo para viajar, qué blandura tan bonita, sentada en su rincón algodonoso de nube. Aquel cuento le parecía tan divertido que insistía todas las noches a su padre para que se lo repitiera de nuevo, una y otra vez, hasta quedarse dormida.

Una tarde quiso comprobar si aquellas gotas solitarias podían juntarse de verdad como pasaba con el agua del grifo, así que cogió una jarrita de plástico de la cocina y se la llevó a la terraza del balcón, dejándola allí un ratito. Cuando volvió a por ella se dio cuenta de que sí, de que las gotas amigas se querían tanto que se habían unido todas en la jarra muy apiñadas, así que se quedó tan contenta que se las llevó a su habitación.

Cuando el bibliotecario apagó la luz del cuarto aquella noche se sorprendió al comprobar el extraño fulgor verdoso que se desprendía de la jarra. Se asomó inquieto a la ventana y descubrió que en mitad de la noche las gotas de lluvia brillaban como pavesas iridiscentes que caían a plomo en vez de elevarse, disolviéndose con estrépito en luminosos charcos que se disgregaban sobre los adoquines empapados de la calzada. Se fue intranquilo a la cama pero no tuvo demasiado tiempo para preocuparse. A la mañana siguiente había dejado de llover y el sol volvía a deslumbrar en el cielo, así que pronto se olvidó de todo.

La vida parecía recobrar su normalidad después de aquella temporada de lluvias. Las gentes retomaron su aspecto taciturno y despistado. La hija del bibliotecario volvió a aburrirse como una ostra, si es que las ostras se aburren. Estaba harta de hojear aquel ejemplar de Alicia para niños que su padre le trajo la mañana en que cesó la lluvia y odiaba aquellos dibujos, que en el fondo le daban miedo. Sólo le gustaba el episodio en el que Alicia se hacía tan grande tan grande tan grande que ocupaba todo el espacio de la casa. Le divertía aquella llorona, haciéndose luego tan pequeña tan pequeña tan pequeña que tenía que nadar en un mar creado por sus propias lágrimas. Qué cuento tan raro, pensaba. Pero al fin y al cabo la mente de los niños es tan ávida que pronto se interesó por cualquier otra cosa y se olvidó de la otra Alicia, y también de la jarra.

Por eso no comprendió la noche en que su padre, con un gesto de repugnancia, se llevó el recipiente a la cocina. Ella sólo vio, junto al cerco que había quedado en la mesilla, un gusanito verde que le saludaba sonriente. Le resultó tan simpático que decidió esconderlo en una cajita de cartón y dejarlo encima del cuento. Al despertar por la mañana no encontró ni la cajita ni el libro. En su lugar sólo vio una oruga de medio metro que también le saludaba sonriente. Ella gritó y su padre llegó a tiempo para arrojar la oruga por la ventana. Lo que desde allí vieron les horrorizó. Cumplida la metamorfosis, las aceras estaban cubiertas por aquel extraño ejercito reptante que se arrastraba sin pausa. Las orugas gigantes lo ocupaban todo. Algunas, empujadas por su voracidad, comenzaron a subirse por las paredes, amenazando a los vecinos asomados a los balcones. El bibliotecario cogió en brazos a su hija y salió a la calle lo más rápido que pudo. No sabía que hacer, así que intentó sobreponerse a la sensación que suponía caminar sobre aquel suelo escurridizo y se dirigió lo más rápido que pudo hacia la biblioteca.

-¡Mis libros! ¡Oh, mis libros!

Esto fue lo único que el bibliotecario acertó a decir cuando, al llegar a sus queridas estanterías las encontró repletas de esos asquerosos bichos, que se atiborraban de buena gana con las obras completas del Proust. Aquellas bestias engullían sin piedad. Le pareció una farsa monumental, sintió como si el cerebro se le carcomiera ante la inminente destrucción de la palabra. Enloquecido, aquel hombre arrancó de las fauces de uno de esos monstruos lo que quedaba de Por el camino de Swann, tomó de la sala de limpieza una botella de alcohol, arrancó algunas páginas y las utilizó como mecha de un improvisado cóctel incendiario que arrojó, sin percatarse del peligro al que estaba exponiéndose, sobre el multitudinario banquete literario. De alguna manera aquellas criaturas no eran inmunes al fuego, porque en poco tiempo la sala se vio envuelta en llamas, aullidos de terror y olor a chamusquina. El bibliotecario sacó de allí a su hija como pudo, la dejó en los brazos de un funcionario que pasaba por allí despavorido y volvió a entrar en aquel infierno con el propósito de recuperar alguno de sus más preciados tesoros. Ella no lo volvió a ver nunca más.

lunes, 24 de noviembre de 2008

PRESENTACIÓN DE "YO TAMBIÉN PUEDO ESCRIBIR UNA JODIDA HISTORIA DE AMOR", DE CARLOS SALEM


Carlos Salem nos sorprendió (a los que todavía no le conocíamos del todo) con su Camino de ida, y no hizo más que confirmar nuestra sed de lectura con Matar y guardar la ropa (ambas novelas publicadas por la editorial Salto de Página).

Ahora este hombre multiplicado y caleidoscópico nos descubre su faceta como cuentista. En Yo también puedo escribir una jodida historia de amor, publicado por Ediciones Escalera, Carlos Salem vuelve a dejar muestra de su lengua prodigiosa y llena de amor-humor. 20 relatos variados, sin desperdicio, cada uno de ellos dedicado, como el mismo autor confiesa, "a alguien que admiro y respeto".

El viernes 28 de noviembre de 2008 a las 21:30 horas presenta esta colección de relatos en el Bukowski Club (San Vicente Ferrer, 25).

Una buena forma de comenzar el fin de semana para aquellos que van más allá del par de copas.

viernes, 21 de noviembre de 2008

CONCURSO DE FOTOGRAFÍA "FSS AFFAIRS" - CULTURA URBANA: VANGUARDIAS



Fotógrafos, artistas totales, saltimbanquis, merodeadores de las calles encaramados a una cámara, tal vez esto os pueda interesar.

4Seasons convoca la primera edición del Concurso de Fotografía '4SS AFFAIRS' en el marco del Proyecto Multidisciplinar 4SS. El objetivo no es otro que el de crear un espacio de encuentro donde convergen profesionales y aficionados, fomentando el acceso abierto y libre a la cultura y sirviendo de estímulo al desarrollo y promoción de la fotografía entre los jóvenes, así como reconocer, premiar y difundir la creatividad en el arte de la fotografía.

El tema de este concurso es muy estimulante: "Cultura urbana: Vanguardias".
No hay que ser un profesional para participar en el mismo y la inscripción es gratuita.
El premio para el ganador asciende a 1000 euros así como la difusión de la obra, así que, aunque nadie saldrá de pobre con ello, como dicen en mi pueblo, menos da una piedra.
Eso sí, el plazo de entrega finaliza el 10 de diciembre de 2008, así que ya estáis saliendo a la calle con vuestras memorias cargadas de ideas.

Si os interesa informaros algo más pinchad aquí.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

YO ME ACUERDO DE LAS CIANOBACTERIAS - CAPÍTULO 2 - FOSFORESCENCIAS


II. FOSFORESCENCIAS

Te parecerá despertar sobresaltada en mitad de la noche. Un rumor sordo, como la primera vez, se habrá extendido al otro lado de la ventana, inundándolo todo con su incontinencia de cascada, sacudiéndote en el duermevela. Pensarás acaso en todo lo que habías intuido, en todo lo que no debería estar sucediendo, todavía no, en ese momento preciso, entonces. Notarás un sudor frío en los hombros, la rojura de los humores extendiéndose sin freno hacia la frente. Levantarás la frazada sintética que te cubre para respirar, inquieta. Buscando a tientas el interruptor te girarás hacia tu marido, extenderás una mano temblorosa hacia su espalda, sentirás el hielo cristal. No se habrá dado cuenta, los hombres duermen tan despreocupados que… no encontrarás el maldito botón. Si pudieras despertar a tu marido, si pudieras despertarlo. Pero estarás casi segura de que sería mejor no intentarlo siquiera, no, él lo considerará con toda probabilidad una chiquillada, bobadas de una mujer que habrá vuelto de la pesadilla.
Recostada de nuevo, querrás reconciliarte con el sueño, no pensar en nada, en nadie. Aunque será imposible sustraerse al clamor que se habrá ido desplazando desde el exterior hasta tu mente. La tormenta golpeará el vidrio con insistencia. Como la primera vez, en un efecto de llamada. Como tener paralizado el sentido pero no el cuerpo, así será. Ajeno a tu voluntad, uno de los pies rozará desconsiderado el pavimento y se hará seguir por el otro, arrastrándote fuera de la cama. Mirarás aterrorizada sin poder atravesar las tinieblas que te estarán alejando expertas del lado en que yace tu marido y querrás gritarle a él, despierta guardabosques, despierta, entonces sí, sin llegar a conseguirlo. Movida por una extraña fuerza te desplazarás hasta la ventana, palparás la hoja bien pulimentada, pegarás el rostro a la superficie plana para mirar hacia fuera, para contemplar la oscuridad de la noche desde la todavía más profunda negritud del cuarto hermético, porque ese será el efecto, ya lo habrás comprendido, sin ningún tipo de duda sabrás que mirando a través de la dura transparencia podrás al fin ver, contemplar, en la adaptación pausada de las pupilas, en la lágrima que aún recuerda, el minúsculo fosforescer de las partículas de lluvia. Como la primera vez.

viernes, 14 de noviembre de 2008

GRAN FIESTA DE LA VIDA RIMA EN EL ATRIL

Olvidaros de las Palilia Romanas, de tantas convocatorias extrañas y variopintas, olvidaros de cualquier noche toledana del pasado reciente porque La Vida Rima avanza imparable y se va a hacer notar the next saturday night con una fiesta musicopoeticosorprendente que nos va a quitar el hipo.

Va a ser una noche de mucho, mucho arte. ¿Se apuntan Joko y John? Ya veremos.
El 15 de noviembre de 2008 en El Atril (Calle Paloma 9, La Latina), a partir de las 20:30 horas.

lunes, 10 de noviembre de 2008

YO ME ACUERDO DE LAS CIANOBACTERIAS - CAPÍTULO 1 - EL FUEGO

I. EL FUEGO

-Yo me acuerdo de las cianobacterias, de su alimentación bárbara, exterminadora, en lo más profundo de los lechos…
-Te acuerdas…
-Lechos abismales, negrura líquida en la que se disuelven los últimos glóbulos de oxígeno.
-Te acuerdas atómica…
-De los peces varados en meandros como arterias, ojos blandos sorprendidos, expulsando el hálito en cada boqueada…
-Fronterizos…
-Convulsión de atunes en la humedad de las barcazas, extraído el gancho…
-Fronterizos, una mano que no comprenden los asfixia…
-Indiferente azada que rotura la tierra, qué sencillo desmontar los laberintos fabricados por las hormigas…
-Llevar al acabamiento con un único gesto de repugnancia cualquier majestuosa catedral mortífera suspendida en el aire desde el vientre arácnido…
-Puntual, indiferente…
-Inocente…
-Provocado…
-A veces los rayos se desencadenan sobre los bosques…
-Hay troncos humeantes que en cualquier caso desconocen la razón originaria del final…
-A veces los rayos…
-Pero a veces…
-Los rayos…
-Pequeño guardabosques, las hogueras que no fueron inocentes…
-Tropiezos de la…
-Asfixia…
-Era primero que la incandescencia del cuerpo…
-Una mano que no comprenden los asfixia…
-Dejémoslo, háblame de…
-Libros…
-¿Libros…?
-Libros en el patio del palacio imperial, una pira de libros cuyos autores guardan turno en la orilla de un estanque poblado de cocodrilos, mientras el constructor de murallas…
-Anarquistas quemando cruces y relicarios…
-Una pira de libros en Opernplatz…
-Otra vieja anécdota…
-10 de mayo de 1933, la palabra de Brecht hecha cenizas…
-La palabra de Dios hecha cenizas…
-Y la de Marx…
-Eso es historia…
-Una fila de intelectuales en Kampuchea…
-Una bandera danesa…
-Pies disidentes en el cemento que sobrevuela Mar del Plata…
-Por San Juan esos fuegos verás…
-Palabras pulverizadas, otra vez aire, nada más…
-Ya está bien…
-Tienes miedo. Déjame…
-Déjate tú de tanto escrutinio…
-Se salvó el Tirant lo Blanc…
-De dónde sacaste todo eso…
-De los libros…
-Libros, qué libros, los libros no existen…
-Ya no existen...
-Objetos del pasado…
-No nos queda pasado…
-Vivimos en el futuro…
-Ni siquiera eso… sólo el escrupuloso presente…
-Sí…
-Un triste mundo de plástico…
-Somos una generación en tránsito. Recordamos, sólo eso…
-Por lo menos eso…
-Atenta, la conversación se está volviendo inapropiada…
-Lo sé. Me acuerdo del muro que hay entre nosotros…
-Cállate, por favor. Podrían oírnos…
-Pues que nos oigan… tú también lo sabes…
-Haz como si lo hubiera olvidado…
-Eres un cobarde…
-Mira, estoy cansado, queda el resto de la noche y sí, tengo miedo. Así que apaga la luz…
-Luz, baño epiléptico de electrones…
-Por favor…
-Hay estrellas apagadas que todavía brillan en el cielo, esclavas de la imperfección del tiempo…
-Tú filosófica…
-Tú silencioso guardabosques…
-Venga, durmamos…




jueves, 6 de noviembre de 2008

RECORTABLES DE ELIA MAQUEDA EN EL BUKOWSKI CLUB


La poeta Elia Maqueda presenta este viernes 7 de noviembre de 2008 su poemario recientísimo, Recortables.

Sus poemas se desplegarán como juguetes nuevos sobre la mesa del
Bukowski Club. En ellos se respira un guiño amigo, a veces también el cortante mordisco de una realidad que se hace compleja bajo el intenso influjo de la noche empedrada y húmeda de Malasaña, llena de libros y preguntas, de perfumes y sueños, de otras canciones y otros lugares guardados conscientemente en los bolsillos.

El juego comienza el viernes 7 de noviembre a las 21:30 horas.

Muy recomendable.

El Bukowski Club está en la calle San Vicente Ferrer nº25 (Metro Tribunal).

martes, 4 de noviembre de 2008

SUBLIME HIJA DE PAN

¡Sublime hija de Pan!

¡Subyugada al doble juego!

Bajo la frente salvaje

se resiente una mirada curva.

Que otros consideren tus mejillas,

orladas de admirable vello.

Ante todo, flor barbada,

mis respetos.

¡Sublime hija de Pan!

¡Subyugada al doble juego!

Carne de circo,

delirio de caballeros,

espasmo en el ojo,

seda de nocturnos miedos.

¡Sublime hija de Pan!

¡Princesa de los raros!

¡Muestra con orgullo el rostro!

Desdeña este fanático arquetipo,

revuelca las costumbres olvidadas,

aceda la verdad

que esconde cualquier velo,

conquístame,

condúceme

al labio virginal

que espera un gesto.

Annie Jones (Australia) vivió entre 1865 y 1902.

viernes, 31 de octubre de 2008

CURSO SOBRE LA HISTORIA DEL ROCK

Un curso curioso sobre la historia del rock se impartirá próximamente en el Caixa Forum (Paseo del Prado 36, Madrid) entre el 12 de noviembre y el 10 de diciembre de 2008 (sólo días sueltos). Más que de un curso, se trata de una serie de clases magistrales sobre distintos temas. Algo hay que pagar, pero el precio es simbólico. De todos modos aquí os dejo los datos por si alguno puede, quiere y le interesa.

American Pie. El sueño americano. El rock: historia de la música popular más determinante del siglo xx

En los últimos tiempos se habla con naturalidad de una «cultura rock» atendiendo al impacto sociológico e ideológico que provocó el rock en la juventud del siglo xx. Quizá parezca exagerado proponer la existencia de una cultura de ese tipo pero, si recurrimos a la definición más canónica de cultura («conjunto de informaciones que permiten desarrollar un juicio crítico»), lo que sí es obligado es reconocerle al rock, como forma de música popular, la capacidad de convertirse en un inesperado vehículo de cultura para toda una generación joven. Seguiremos un recorrido básico por su formación, evolución, historia y desarrollo durante una época convulsa y plagada de cambios sociológicos, ideológicos y filosóficos.

Coordinación y realización del ciclo: Sabino Méndez, escritor y compositor

Curso
El nacimiento del rock. Prehistoria y precursores. Década de los 50. La gran explosión y apogeo
12/11/2008
MADRID

Curso
Reblandecimiento de la primera generación y final de la década de los cincuenta. Aparición del beat. El pop. Década de los sesenta
19/11/2008
MADRID

Curso
Auge y dispersión de la psicodelia, el final de la década de los 60. Década de los 70, la gran década del big rock
26/11/2008
MADRID

Curso
Década de los 80. Desaparición del punk y aparición de la new wave
03/12/2008
MADRID

Curso
Década de los 90 y siglo XXI. Panoramas locales
10/12/2008
MADRID

martes, 28 de octubre de 2008

MÍRATE A LA CARA

Como esfinges aladas, altivos los ojos, dos caminos ciegos frente a frente. Mírate la cara en el espejo de esta pocilga, por qué demonios dices que soy tu amante. Cuando lo esperado no existe, allí uno y otro, abismos de papel a cada lado. Desconecto la mandíbula de tus sueños de cristal para afeitarme remoto, entre huesos lenguaraces: tal vez sea eso lo que quieres. Hiede el aire reconcentrado, la mesa de los círculos estólidos, tópico de colillas y cascos verdes ávidos, cerveza y algo de whisky, eso es todo lo que se derrama en este minuto ajeno, ahora, como cualquier mañana demasiado brillante para la resaca. Una mosca se alimenta de mi sangre, ella es sólo para mí. Por qué no montarla y agarrado a sus alas volar hacia un cielo terso. Y él se abre paso a través de la tregua que le da el ventilador, tropieza con un libro pringado de alcaparras y casi se desnuca en el impulso del salto, abandonándose vencido al vómito con el que cede su alma, apenas a un metro, junto a la taza del váter. Ella es lo que verdaderamente necesito, ella es sólo para mí, vacía mi vacío, roe a Dios en mi cabeza, tan absurdo como hierro entre neuronas. Izado al fin sobre el trono, reflexiona, no encuentra el papel higiénico pero no importa, siempre podrá arrancar las hojas de alguna revista. Si bebes del lúbrico labio, si el ansiolítico envenenara un poco más esta locura podría ser tu rey en la tristeza de los necios, encantado mercenario de tu mundo. Pero la sucia cara se refleja en el espejo de esta pocilga, una lengua víctima que dirime el chicle fresa y nunca vuelve, o la bala atraviesa el vidrio que se hunde como un barco panameño, una sobrecarga más de sexo y se levanta, ardiente. Sal de aquí. Giro mortal en mitad del ascenso, el ojo que sin quererlo asusta. No puedes ignorarlo, ha cortado tu mano delatora. Lamo las cisuras. Ella es sólo para mí, ella es lo que verdaderamente necesito.

viernes, 24 de octubre de 2008

¡1914! LA VANGUARDIA Y LA GRAN GUERRA


Todavía estáis a tiempo para visitar esta impresionante muestra a dos bandas que el Museo Thyssen-Bornemisza y la Fundación Caja Madrid han decidido llevar adelante: “¡1914! La Vanguardia y la Gran Guerra”. Pocos acontecimientos históricos tuvieron una capacidad de determinación tan fuerte sobre la trayectoria de las primeras vanguardias artísticas como la guerra de 1914. El período inmediatamente anterior al estallido de la guerra coincidió con el de máxima vitalidad de los movimientos de vanguardia, en cuya voluntad de insurrección se anticipaba la militancia belicista por la que se pronunció una mayoría de los artífices del arte nuevo cuando se desató la contienda. Por otro lado, la experiencia de la guerra incidió poderosamente sobre el trabajo de los artistas, no ya sólo como tema de sus obras, sino igualmente como realidad que ponía de relieve contradicciones internas en el ideario de la modernidad del que participaban sus obras.

La exposición contempla el desarrollo del arte nuevo internacional en el período que transcurre entre 1913 y 1919 aproximadamente y establece una lectura para su interpretación cuyas pautas vienen dadas por la guerra como circunstante de la cultura. Trata, entre otros asuntos, la misión profética que asume el arte de vanguardia en relación a los acontecimientos que van a determinar su crisis, la capacidad que los nuevos lenguajes descubren para convertir sus representaciones en divisa visual del belicismo, las diversas derivaciones de una escritura apocalíptica que emerge y muere en ese período, así como la posición de denuncia ante el disparate de la contienda que asumen algunos artistas.


Muy recomendable.


Del 07/10/2008 al 11/01/2009 en el Museo Thyssen-Bornemisza y en la sede de Fundación Caja Madrid.

martes, 21 de octubre de 2008

RACIÓN DOBLE DE ES HORA DE EMBRIAGARSE (CON POESÍA)


Doble ración, sí. Doble ración de poesía, ilustración y diseño para los mejores paladares. Una vez más José Naveiras imprime su sello e impulso para llevar a cabo su propósito movilizador. Y los poetas y artistas responden. El resultado, una joya libre y gratuíta que ya circula en internet, y que pronto podremos encontrar en la calle.

De momento ya está disponible el nuevo número de “Es hora de embriagarse (con poesía)” que es doble, es decir, incluye el número 2 y el número 3, y tiene casi 100 páginas.

Para leerlo on-line podéis hacerlo en esta dirección: http://issuu.com/pepeltenso/docs/es-hora-de-embriagarse-n2-3

Si quieres descargarlo, hazlo pinchando aquí: http://www.es-hora-de-embriagarse.net/mediapool/43/438140/data/Es-hora-de-embriagarse-n2-3.pdf

Como dice Naveiras:
Disfrutadla.


lunes, 20 de octubre de 2008

LUZ OSCURA


A lo lejos el murmullo

la voz el cálido alud,
la música que balbucea
como un minuto mortal
en la tormenta de arena.
Alguien se dejó la radio puesta,
el vasto silencio quedó
por un instante relegado
a onda incompleta;
casi nada crece aquí
sino el tránsito de un bucle abrupto
donde se desgañita Reed y huele
a mi viciosa canción favorita.
En el tímpano se amartilla el labio,
repito el despiadado gesto intruso
y busco el receptor, despedazado,
detrás de qué cortina, en qué ciudad trunca.
Pero estoy desierto, sobre el filo y el espejo.
En la ilusión del soplo polvo de válvulas,
lágrima tintada destiñéndose, vidrio,
trazas de azul en un rincón sin guitarras;
hay albores, no esperanza, se fue el tiempo;
la luna se extravía;
la oscura claridad va y amanece.

sábado, 11 de octubre de 2008

AFORTUNADO EL HOMBRE SIN


Esta es mi traducción sui generis de un hermoso y contundente poema del poeta y dramaturgo Bertolt Brecht (el simpático señor de la foto) que aparecía constreñido en boca de un Mack the Knife colgado de La ópera de ocho cuartos y fue posteriormente remozado por el grupo australiano Dead Can Dance para hacerme tambalear sobre escuálidos cimientos: "How fortunate the man with non", que aparece en el album Into the labyrinth de 1993. Por ahí pululan otras traducciones mejores, pero es que lo mio es la traición... je, je.
Espero que os guste.

AFORTUNADO EL HOMBRE SIN

Ya vísteis al sagaz Salomón,
sabéis qué fue de él,
al que todo lo complejo resultaba claro.
Maldijo la hora en la que fue a nacer
al ver que todo había sido en vano.
¡Qué grande y sabio fue Salomón!
El mundo no pudo esperar,
sino que siempre hacia delante seguía.
Su sabiduría lo condujo a este estado.
Afortunado el hombre sin.

Recordaréis también al valeroso César,
conocéis cómo acabó.
Lo deificaron en vida
para luego asesinarlo igualmente.
Y mientras descargaban la daga mortal
cuán alto gritaba: ¡tú también hijo mío!
El mundo no pudo esperar,
sino que siempre hacia delante seguía.
Su valor lo arrojó a este estado.
Afortunado el hombre sin.

Sin duda habréis oído hablar del digno Sócrates,
el hombre que jamás mintió:
no se lo agradecieron como tal vez pudiérais pensar,
sino que aplicaron a rajatabla las reglas para constreñirlo
hasta poner, en sus manos, la cicuta.
¡Qué honrado era el noble hijo del pueblo!
El mundo no pudo esperar,
sino que siempre hacia delante seguía.
Su honestidad le empujó a este estado.
Afortunado el hombre sin.

Aquí podéis ver a un pueblo honorable
que interpretó a su modo las leyes de Dios,
tan lejos que todo perdió su sentido.
Tú, que tan cómodo y caliente te sientas en tu sofá,
ayúdanos a aliviar nuestro amargo sufrimiento.
¡Con cuánta virtud habíamos comenzado!
Pero el mundo no pudo esperar,
sino que siempre hacia delante seguía.
Fue el temor de Dios lo que nos lanzó a este estado.
Afortunado el hombre sin.

lunes, 29 de septiembre de 2008

ANTOLOGÍA DEL BUKOWSKI CLUB EN GRUTA77


Este martes 30 de septiembre de 2008 a las 21:30 horas se presenta en la sala Gruta77 la antología poética BUKOWSKI CLUB 06-08. Todo un espectáculo "rockdisciplinar" que combina un recital (en el que participa un buen número de los poetas antologados) con el concierto de Los Espirituosos. La entrada es libre. Así que a carabanchelear un rato. No os lo podeis perder.

GRUTA 77
c/CUCLILLO, 6 (ESQUINA NICOLÁS MORALES) Madrid
Metro: Oporto
Bus: 34, 35, 108, 118 y N-17 (nocturno)

jueves, 25 de septiembre de 2008

SUBSTANCIA

Abríase breve
-¡silencio!- concha
en el jardín dubitativo.
¡Odio en los hoteles, aire!
Júzganme lejos ángeles y anáforas,
solían ser más tristes que sublimes,
solían permanecer, yo nunca quise.
Júzganme hoy como la sombra
habitaciones, cuerpos, candelabros.
Reclinable muro, hazme el amor,
mi boca repercute en tus abismos
más que gritos incoloros,
al fin aquella muerte
es un silencio
como cualquier otro,
negaré al instante
las palabras o el gesto,
silencio silencio
que ya va a abrirse,
malablandada rabia,
quién duda que acaso esté.

Ademán en un nombre inaudible.

viernes, 19 de septiembre de 2008

ÚLTIMA NOCHE


Haz lo que nunca imaginé,
llegó el tiempo de huir,
agoniza ya la juventud
y nuestras vidas cambian.
Más o menos es lo mismo,
niégame, pero todo está virando,
no te esfuerces demasiado
en comprender, la luna se enrojece
al otro lado en la pantalla.
Si amanece, lo demás propagará
este juramento inútil.
Desdeña la versión, eclípsate,
que aquí ya no habrá más verdades,
no intentes aferrarte al último trazo de luz,
márchate de la ciudad ahora que puedes
y abandóname al albur,
en la calle impersonal donde crecimos.
Imperativo vete.
Llamas devoran horizontes:
los hombres se están crucificando esta noche.

viernes, 12 de septiembre de 2008

IDENTIDAD


¡Anárquico alado! ¡Soldado hermano! ¡Nómada cósmico dispuesto una vez más a deambular por el mundo! ¡Cuántas noches he muerto! ¡Cuántas horas febriles ardieron en tus labios los cuentos! La locura nos envolvía con entusiasmo en aquella búsqueda. Detrás, el simulacro. Llegamos a compartir un extraño agotamiento. A través de los intersticios horadados en los puentes se adivinaba un fulgor incontrolable. Así era el mundo que forjábamos. Por cada palabra desatendida volveríamos al infierno, a la identidad verdadera. Volveríamos, dominados por esa inocencia acostumbrada, expuestos a motivos de nombres espantosos e incompletos.
Yo ceñía océanos de hombres pretéritos con redes hiperbólicas que iban desintegrando el libro y a menudo solía volatilizarme por completo. Fabricaba, atrapado por la maraña urdida en cada velada perfecta, los lúcidos estragos de mi propia niebla.
Retrocedía siempre por las mismas calles, heredero de un rumor exhausto. Y, casi siempre, como un vulgar marinero borracho, extraviaba los atajos encarnados de la noche, percutía en los papeles arrugados del bolsillo y pensaba en ti, animal de bestiario, con la mano abierta, la humedad temprana, tal y como me imaginaba a mí mismo, y arrodillaba mi decrepitud disfrazada de inolvidable rutina.
¡Anárquico alado! ¡Soldado hermano! ¡Nómada cósmico dispuesto una vez más a deambular por el mundo! Traté de descubrir la raíz del síndrome. Era preciso romper la absurda promesa con que había desterrado la razón y doblegar aquella delirante inarmonía. Era el tiempo de decir lo nunca dicho y no volverlo a oír jamás, de retorcer ese todo hecho de nada que fluye en la deriva del silencio. Te encontré allí, menos recóndito, todavía no demasiado lejos, reivindicado por el tedio y el espejismo del veneno, loco como yo por encontrar el ritmo la farsa la letra y el secreto.
A DANIEL HERRERA.
BUEN VIAJE, AMIGO.
BUEN VIAJE.