Pages

sábado, 12 de abril de 2008

PIEL-DE-PLATA EL DESCONSIDERADO



Está aquí,
roto por siglos de pedazos,
ya no hay voces que lo nombren,
pero piel-de-plata está aquí,
bajo las grandes llanuras blancas
que el mar de levante azota:
y siempre urde en su silencio
piel-de-plata alguna red
para el incauto,
siempre alguna desconsideración
que lo retenga una vez más.
Mantén tus sentidos despiertos,
confiado extranjero,
y no alejes tus pies
demasiado del mar que hasta aquí te trajo
o la tierra misma te condenará al olvido,
recoge el agua que puedas y reemprende tu viaje,
pues cuando caiga el sol
los cuervos de la locura
tomarán su parte,
márchate,
que en la noche piel-de-plata
se parece a la muerte

y nada, nada apenas de su lengua sabemos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo