Pages

martes, 4 de noviembre de 2008

SUBLIME HIJA DE PAN

¡Sublime hija de Pan!

¡Subyugada al doble juego!

Bajo la frente salvaje

se resiente una mirada curva.

Que otros consideren tus mejillas,

orladas de admirable vello.

Ante todo, flor barbada,

mis respetos.

¡Sublime hija de Pan!

¡Subyugada al doble juego!

Carne de circo,

delirio de caballeros,

espasmo en el ojo,

seda de nocturnos miedos.

¡Sublime hija de Pan!

¡Princesa de los raros!

¡Muestra con orgullo el rostro!

Desdeña este fanático arquetipo,

revuelca las costumbres olvidadas,

aceda la verdad

que esconde cualquier velo,

conquístame,

condúceme

al labio virginal

que espera un gesto.

Annie Jones (Australia) vivió entre 1865 y 1902.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo