Pages

domingo, 10 de mayo de 2009

MÁSCARAS LÍQUIDAS

Por qué desde altivos vértices
o sensacionales promontorios
admiro la indolencia del mar,
cubierto por un fuego afiladísimo;
por qué rescato de antemano
la vulgaridad con que desciende
la sedosa alevosía del deseo.
Llamas oscuras jamás abandonan
la quieta postura pensante,
la húmeda brutalidad cumpliéndose
o la violencia en las armas posibles.
Máscaras líquidas hipnóticas
hablemos nada necesario
hagamos el amor con todo
a pesar de todo miente
y enmascárame.

Descubriérasme así
en el sueño lejano del ojo,
oteando la sabia indolencia,
el mar acaso siempre, como siempre,
desprendido en un vaivén distinto,
marinero y tiempo,
agua en el agua,

agua y sed.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo