Pages

sábado, 11 de julio de 2009

ALFOMBRA MÁGICA


Punto 1º.
No estáis ante un gráfico hábilmente manipulado sino frente a una fotografía tomada con sumo cuidado y estupor por (perdónenme la repetición cacofónica) el que suscribe la presente declaración, hace ya algún tiempo, en un antiguo espacio (o entorno) de trabajo.
Punto 2º.
El mismo que certifica lo dicho más arriba confiesa que no tiene ni idea de lo que pueda significar una señal de advertencia como esa y que sólo baraja una serie de interpretaciones de lo más bizarras y atrabiliarias sobre la misma.
Punto 3º.
Dada la enorme expectación creada ante tales implicaciones semióticas el declarante accede a compartir alguna de esas interpretaciones, sin menoscabo de aquellas con las que un público más informado y concienzudo pueda ilustrarnos para dilucidar definitivamente la situación.
Punto 4º.
Véanse:
-Peligro aeroportuario: Cuidado al subirse a la cinta transportadora. Nunca se sabe lo que puede haber al otro lado de las compuertas.
-Peligro circense: Cuidado al usar la cama elástica. Vigile la dirección del rebote.
-Peligro socorrista: Cuidado al saltar a la piscina. No hacer la bomba, que salpica y es estéticamente incorrecto.
-Peligro cinematográfico: Cuidado si es usted especialista. Asegúrese de que el colchón está totalmente hinchado.
-Peligro filosófico: Cuidado al caer sobre el símbolo igual (=), ya que puede arruinar una parte de la analogía.
-Peligro doméstico: Cuidado con la montaña de ropa planchada. Un resbalón accidental puede elevar la tensión entre usted y el dueño de la plancha.
-Peligro gastronómico: Cuidado con la tarta de arándanos. La deconstrucción de la misma sobre el pantalón no sería entendida por esos expertos que regalan estrellas.
-Peligro olímpico: Cuando juegue a hacer salto de altura no utilice nunca serpientes como listón, ya que estos díscolos ofidios tienden a moverse y anular así las marcas.
-Peligro metalingüístico: Intente no dejarse los riñones. Este no es mejor modo para hacerse con el palito de la ñ.
Punto 5º.
El arriba confeso testifica que todas estas elucidaciones puede ser más o menos dignas o acertadas, pero sin dudarlo se decanta por su preferida:
-Peligro de seguridad vial: Cuidado al bajarse de la alfombra mágica. Asegúrese primero de que está tranquila y bien aparcada.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo