Pages

domingo, 19 de julio de 2009

COCA-COLA BABY BOTTLE (BIBERONES ICÓNICOS)

Mother and children, Tulelake, Siskiyou County, California (photo by Dorothea Lange, 1939).

Ella me parece invisible. Quizá sea esta virtud la que mejor defina a los grandes fotógrafos. Admiro la capacidad de Dorothea Lange para catalizar a partir de un rasgo, una mirada o un simple gesto toda la carga emotiva del instante, en ese clic pseudo-instantáneo admirable, y al mismo tiempo desaparecer, sencillamente no estar. Los ojos de sus retratados en mitad de una supervivencia la traspasan hasta llegar a nosotros, libres de obstáculos, para mostrarnos todo el dolor o la perplejidad ante la miseria encontrada.
Después de visitar Los años decisivos en el Museo Colecciones ICO (Calle Zorrilla, 3, MADRID) y disfrutar de algunas de las imágenes más recordadas del siglo XX (con la famosa Migrant Mother a la cabeza) me quedo entre todas, por icónica y definitoria, con la que encabeza este texto (Mother and Children...), conocida popularmente como Coca-Cola baby bottle. Significativa, porque en medio de la miseria siempre hay lugar para el contraste (un elemento con el que Lange juega a menudo). Agregar una tetina a una botella cualquiera nos parecerá extraño ahora a aquellos que flotamos confortablemente en ese colchón irreal llamado sociedad del bienestar, pero incluso hoy en día no lo es en absoluto en muchas partes del mundo, como tampoco lo era en aquellos Estados Unidos arrasados por la Gran Depresión. Sin embargo el significado puede cambiar si esa botella es de Coca-Cola, un simple detalle que dota a la imagen aséptica de toda una serie de connotaciones especiales. El hecho de que esa botella esté ahí puede ser más o menos casual, pero los grandes fotógrafos saben que es ese el preciso instante en el que deben disparar. Los ojos y las manos de Dorothea Lange, desde luego, no fallaron.
Aún estáis a tiempo para visitar Los años decisivos, una exposición que además es gratuita. El plazo se cumple el 26 de julio de 2009. No la dejéis pasar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo