Pages

jueves, 16 de julio de 2009

VÍAS



Si una noche de invierno Calvino me llevara por senderos escuetos y mi historia cifrara libros apaisados en la luz. Si tu lengua donde abierto me derramo. Desprendiérame para holgar en el olvido. Vínculo de cuerpo brillante espera o bruñe incrédulo alabastro de membrana discreta,
cúrvate osamenta inquilina en la delación, como vida tu lengua, como esperma, turbamiento imborrable.
Si una noche un viajero mascullara en el frío, si el ambage desplazara un infinito aerolítico. Tren de nieve diletante llega del aire la tormenta. Si tu lengua. Si una tarde de julio un viajero recobrara para siempre el invierno. Desando inexorable en el espacio la inquietud del parto. Si tu lengua queda atrás. Cuando la repetición despierta una enésima sospecha.
Como un labio de papel toda la vida anáfora.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo