Pages

jueves, 6 de agosto de 2009

EL JUICIO ARCÁDICO (TRAS UN EXHAUSTIVO PRIAMIEL)

Et in Arcadia Ego, de Nicolas Poussin

Has vuelto, pájaro del color del cielo, a seducirnos una vez más con tu canto. Contemplamos como si se tratara de un fresco apurado por las manos del mejor de los artistas las figuras hieráticas de dos hombres después de la batalla, de dos héroes después de las palabras.
Pero ignoramos, y acaso siempre ignoraremos, la respuesta de la ninfa, mujer o diosa a tan elocuentes argumentos. Quizá no exista esa respuesta, quizá no fuera la elección el propósito final de esta historia, sino su pretexto.
Qué juzgas tú, ave digna, que todo lo sabes. ¿Callas? Nosotros alzamos la copa ante ti y deliberadamente enmudecemos.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo