Pages

viernes, 25 de septiembre de 2009

ESOS INMINENTES TAL VEZ DE EUGENIO MONTALE

Uno de los poemas de Eugenio Montale que más me asombran es este, que dejo en su versión italiana y mi propia traición al castellano. El texto en sí pertenece a Ossi di Seppia (Huesos de Sepia, 1925).

FORSE UN MATTINO ANDANDO IN UN’ARIA DI VETRO

Forse un mattino andando in un'aria di vetro,
arida, rivolgendomi vedró compirsi il miracolo:
il nulla alle mie spalle, il vuoto dietro
di me, con un terrore di ubriaco.

Poi come s'uno schermo, s'accamperanno di gitto
alberi case colli per l'inganno consueto.
Ma sarà troppo tardi; ed io me n'andró zitto
tra gli uomini che non si voltano, col mio segreto.

TAL VEZ UNA MAÑANA CAMINANDO BAJO UN AIRE VÍTREO

Tal vez una mañana caminando bajo un aire vítreo,
árido, al volverme vea cumplirse el milagro:
la nada a mis espaldas, el vacío detrás

de mí, con un terror de borracho.

Luego, como en una pantalla, se dispondrán de pronto
colinas casas árboles para el habitual engaño.
Pero ya será tarde; y yo me iré callado,
entre los hombres que no se vuelven jamás, con mi secreto.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo