Pages

domingo, 27 de septiembre de 2009

TOMAR EL TREN DEL DOMINGO


Domingo por sorpresa, domingo recital, domingo de asueto, de extrarradio, domingo de estarse remoloneando en lo que quede de la cama, domingo de periodiquíto y café rico, domingo del más lento desayuno, domingo acodado en la aspiradora, doménico apagatrompas, mitigador de resacas, dador de ibuprofenos, domingo para mirar por la ventana, para pasar la página cuarenta y dos de cualquier libro, domingo de devociones y apostasías, de parques redivivos y cañitas presupuestas en los bares, de barra calentita escapando a la tahona, de arroz caldoso y amarillo, casi esculpido, domingo de domingueros amodorrados en el cauce semiseco de algún río, de arenas vacías en playas cubiertas de agujeros, domingo de pasiones, recuerdos de domingo, domingo descorazonado, domingo de silencio o bulla, sunny day de Rastro, de Latina, Lavapiés o Dos de Mayo, domingo de Olavide, de Santa Ana, domingo de partida, de cuentistas en el Buko, domingo futbolero aunque sea sin Atleti, domingo de transistores y carruseles, domingo cinecíto, de salas atestadas por los niños, domingo de meriendas en el sol de los años, domingo de extraña manifestación olímpica, domingo de rutinas y bicicletas o domingo de sacrosanto descanso, domingo preámbulo de todo (o de nada), domingo que concluye nuestra particular fracción finita del tiempo, domingo siempre al final y siempre en el justo medio.
Domingo viajero también, este 27 de septiembre de 2009, domingo de billetes para El Tren Vertical, un domingo como este, 27 de septiembre de 2009, la espera que llena la estación poética del Malatesta (c/ Olmo, 3, Lavapiés, MADRID) desde donde partirá un tren nocturno cargado de verso y acción. Ciertamente desconocemos su destino, pero sí la lista de viajeros ilustres. Esta vez Gsús Bonilla y Sonia Fides cambiarán el rotundo tópico dominical a partir de las 21:00 horas. Seguro. No os lo perdáis. Domingo recital, domingo por sorpresa.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo