Pages

lunes, 22 de febrero de 2010

ARDID, CIUDAD ARDIENTE

Gernika tras las bombas

Fuga de tiniebla clara,
haz que se persigue
entre las sombras,
la ciudad sonora calla.

Si una hinchazón de nubes
o la cascada de la noche solitaria
y oscilante no bastasen
para hacer de mí otra existencia,
si la espera en los semáforos
y los ojos de un reloj ya no estuvieran,
qué confianza quedaría
por saldar aún, para soñarse entero.

Caballo. Ardid.
Insomnio. Fuego.
Lentitud. Ardiente.
La línea se desplaza
en la distancia,
los actos son de luz
de madrugada.
Plúmbea como nunca,
la ciudad sonora calla.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo