Pages

lunes, 19 de abril de 2010

LLEGA EL SOL


Último colmado abierto: próspera dilatación de la apariencia: los bólidos se esparcen y ocultan insinceros nuestras trazas: un lugar en el mundo, bajo el aluvión de las botellas: un trago prolongado que sacude las lenguas: esta noche los astros exprimen su sexo olímpico: los espejos se afilan bajo agruras distintas: hay túneles desconcertantes en las puertas, vírgenes que muestran sus pechos a un cíclope hinchado de legendarias arterias:
La traición de los flautistas: ¡nocturna algarabía!: fragor de tejadillos ingratos: la ardiente quimera se enreda: ¡ay del bucle que concitan las trifulcas de los gatos!:
Mitos románticos: címbalos y oboes, espermas y júbilos se dilapidan prodigiosos en desvanes orquestados bajo el viento: vuelven las farándulas: la fiesta hierve en torno a los jergones fabulosos de los hostales o de las casas de Buen Vivir:
La farsa sublime urde sus estrategias en la cima de las horas: gargantas cornúpetas retoman el vino o arrojan y canturrean sus himnos beodos: trincheras de juventud, fulgor en los vagones que pernean sobre la duda lenta, madrugada:
Llega el sol: la ilustre comedia se desgaja tras la esquina de los sueños: no lejos la nada: una arcada testaruda, un extraño parapeto.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo