Pages

viernes, 28 de enero de 2011

NIHIL PLUS BENE ET NIHIL BONO PLUS (VUELVE LA MECÁNICA PLANETARIA DE DANIEL ORVIZ)


Cierren los ojos, ciérrenlos y olvídense por un momento de sus años de cotización, del calendario maya y la era de Acuario, de Ofiuco y Estafilococo, de la teoría Zeitgeist, de los papeles de Wikileaks, del cubo de Rubik, del bocadillo de Chopped (chop, chop, chop...), olvídense, sí, tan sólo por un breve lapso de tiempo de todos sus pequeños e irresolubles problemas, de cada una de sus vanales e intensas alegrías, para refugiarse en el reparador silencio y la unidad primordial, los chakras dispuestos, los sentidos preparados para captar sin barrera alguna el último y revolucionario experimento de amor y humor y arte y transformación ontológica.
¿Qué?
Que de qué les estoy hablando.
Ah, es verdad. Abran los ojos ahora, vean el abajo presente vídeo y luego vuelvan a cerrarlos.



Ahora que conocen hasta dónde es capaz de llegar el Chamán de la Peca para introducirse en sus vidas, pueden volver a cerrar los ojos y visualizar gráfica, mental, sensiblemente... su voluntaria presencia en el lugar y la hora precisos (o sea, en Los Diablos Azules, c/Apodaca, 6, Metro Tribunal, MADRID; hoy viernes 28 de enero de 2011, a las 20:30 horas), convocados por tan esforzado gurú mediático, transportados por su psiquis hacia un viejo nuevo mundo regido por las leyes de la Mecánica Planetaria, esa obra incompleta regordeta in progress in crescendomastodóntica multifórmica flexipoética y sobre todo hermosa, que un buen día empezó a salírsele de la cabeza a lo más parecido a una filosofa griega o a un dios (ya que los dioses no existen) de las letras: por sus mil mortadelianas, por el ritmo de su báculo invisible, por la rima que se anima y el lápiz que traza y el clic que ejecuta y el dedo que pinza el ukelele... maese Daniel Orviz (y aunque no lo crean esto no es una declaración de amor) os espera.

A las 20:30 horas.
Hoy.
28 de enero de 2011.
En Los Diablos Azules.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo