Pages

sábado, 18 de junio de 2011

PARA QUÉ SIRVEN LOS LIBROS

Cuando nos preguntan para qué sirven los libros solemos pensar de modo poético, romántico, ingenuo: pues para culturizarse, ilustrarse, saber más, conocer, reconocerse, iluminarse, solazarse, divertirse, ejercitar neuronas, vibrar, reír, soñar, llorar, aterrarse, disfrutar o indignarse, qué se yo. Pasión de lectores, de ratoncillos.
Claro que luego nos paramos a pensar, y resulta que hay mucho más: para evitar la cojera del sofá, para llegar al estante de arriba, para parecer más altos o más altas, para que los papeles importantes no vuelen cuando abrimos la ventana, para regalar cuando no sabemos qué, para fardar delante de los amigos y detrás de tu estantería artificialmente llena... hay tantas, tantas cosas que hacer con los libros.
Sin embargo estas funciones prosaicas ocultan una realidad fundamental. Un libro puede resolver a la perfección la mayoría de nuestras necesidades básicas, así que esa teoría que señala la extinción de tan preciado (precioso) (preciso) objeto parece estar de lo más equivocada. ¿Que no? Echádle un vistazo a los siguientes ejemplos ilustrados y sabréis la razón definitiva por la que los libros fueron, son y serán para siempre imprescindibles.


Libro almohada
Nunca viene mal echar una cabezadita sobre blando.
Ideal para las largas noches de estudio.


Libro de seguridad
Para que guardes tus más íntimos secretos. Los ladrones se llevarán la caja fuerte, pero (salvo excepciones que en absoluto confirman la regla) no se llevarán la lectura al trabajo.



Libroteatro portatil
Para los amantes de este noble arte sin tiempo ni dinero para acudir al Teatro Real. Cuidado con apoyarse en la cuarta pared, que es de papel.


Libro librería
Al fin los libros cumplen la función para la que fueron originariamente diseñados. Si lo que queremos es ver estanterías llenas, por qué perder el tiempo en construirlas de madera (o DM).


Libro perchero
Tampoco está mal esta solución alternativa al horroroso perchero de la abuela que algún día heredarás.


Libro sombrero
Diseño de alta costura para las mujeres (y los hombres) que quieren ir a la última. Perfecto complemento para cabezas bien amuebladas.


Libro comestible
Sin gluten ni grasas nocivas, este manjar de los inmortales, este bocatto di cardinale, este capricho de los dioses constituye, acompañado por una buena sopa de letras, la mejor dieta posible para los que presumen a todas horas de devorar con avidez páginas y páginas y libros y libros. Los hay dulces y salados.


Libro manta
Y si después de comer hay que dormir pero sufres de insomnio, nada mejor que llevarte un libro literalmente a la cama. Para aquellos a los que su mamá ya no les lee un cuento de buenas noches.


Libro cama
Si no sufres de insomnio esta es la solución ideal. Reza tus oraciones, cierra los ojos y al libro, digo al sobre.

PD. Todos estos productos no son de coña, sino de verdad. Pululan en la red y en muchos casos están a la venta. Yo ya he encargado mi ataud.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo