Pages

martes, 28 de febrero de 2012

UN CAMIÓN PARA MALÍ: LLEGADA A SIRAKORO


El pasado diciembre me hice eco en un post de Un camión para Malí, una iniciativa que me llegó a través del escritor Javier Serrano. En la misma Kone, un joven maliense, se había propuesto viajar, a título personal, desde Madrid hasta Malí con un camión lleno de ayuda para su país. Mucha gente se implicó en el proyecto, consiguiendo colmar el camión con todo tipo de material escolar, ropa y juguetes destinados a los niños de su aldea natal, Sirakoro.
Quedaba la aventura de atravesar África con ese cargamento. Y Kone lo ha conseguido, ha llegado sano y salvo a su casa. Acabo de enterarme vía Javier Serrano del desenlace feliz. Transcribo:

"EN SIRAKORO

Han pasado ya algo más de dos meses desde que el camión entró en territorio africano, y tras poder hablar con el protagonista del viaje y transmitirnos sus experiencias hemos querido hacer un pequeño resumen de lo acontecido y mostrar algunas imágenes del viaje.

No fueron pocos los problemas que se presentaron en la frontera marroquí, tras cruzar al puerto de Tánger la falta de una documentación especial para la circulación dentro del país ralentizó el viaje durante mas de 8 días, y trajo de cabeza a Kone, que tuvo que viajar en varias ocasiones de Rabat a Tánger con objeto de obtener tan preciada documentación.

Una vez solventado el problema, previo pago de las cantidades correspondientes, el camión siguió su curso a través del desierto del Sahara atravesando diversos países —Marruecos, Mauritania—, con sus correspondientes problemas de aduanas como puede imaginarse, y por fin Mali.

Allí fue donde Kone pudo reencontrarse con su añorada familia, y dar a las gentes de Sirakoro, su pueblo, una buena noticia: traía un camión cargado de material escolar, ropa de niños e incluso algunos juguetes.

La gente emocionada y muy agradecida, convocó una reunión con los maestros y los padres de los alumnos; clasificaron el material e hicieron llamar al hombre más anciano del pueblo, que entregó sus bendiciones a Kone y avaló el reparto del material.

En una primera estimación se hablaba de que podrían disponer de material escolar, equipamiento para la escuela y ropa para unos dos o tres años, con la correspondiente liberación económica que supone para las familias.

Agradecemos una vez más su apoyo a toda la gente que participó en el proyecto y expresamos nuestra alegría por haber llevado a cabo esta bonita aportación".

Enhorabuena, pues, por haber culminado con éxito este viaje.
¡MISIÓN CUMPLIDA!
Podéis encontrar el final de la historia, así como fotos de la llegada de Kone a Sirakoro en el blog Un camión para Malí.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo