Pages

viernes, 2 de marzo de 2012

LUCIO DALLA E LE RONDINI



Ayer mismo (1 de marzo de 2012) desapareció para siempre el boloñés Lucio Dalla, uno de los más grandes cantautores italianos del pasado siglo. Se le apagó el corazón en Montreux (Suiza), apenas unas horas después de su último concierto.
Desapareció ayer mismo, sí, y la noticia volvió a golpearme como una imagen del pasado (de mi propio pasado) hecha jirones.
Conocí la música de Lucio Dalla a través de los vinilos que escuché en casa de Roberta, mi anfitriona en el primer hogar que tuve en Roma, allá por el otoño de 1996. De hecho las canciones de discos como Cambio (1990) me acompañaron en esa primera parte de mi particular Viaggio in Italia, en la que mi espíritu provinciano e inexperto, cercado por la ruina y la belleza artísticas, aprehendía de forma heterodoxa la estructura del idioma mientras luchaba por liberarse del más absoluto de los síndromes de Stendhal.
Jirones, jirones de recuerdo, eso es lo que queda ahora de aquel tiempo cada vez más lejano, pequeñas luces, secuencias borrosas, fotografías y sensaciones vagas, redivivas a veces por las circunstancias externas. Como la vida. Como la muerte.
Ayer mismo desapareció. Lucio Dalla. Ayer mismo volví a escuchar "Le Rondini" como si fuera la primera vez, en aquel piso de la via Stabia. Así lo cantabas horas antes de irte, en tu último concierto. Vuela tras las golondrinas. Sueña ahora, sueña en el mar de los sueños: 

LE RONDINI

Vorrei entrare dentro i fili di una radio
E volare sopra i tetti delle città,
Incontrare le espressioni dialettali,
Mescolarmi con l’odore del caffè.
Fermarmi sul naso dei vecchi mentre leggono i giornali
E con la polvere dei sogni volare e volare,
Al fresco delle stelle, anche più in là.

Sogni, tu sogni nel mare dei sogni.

Vorrei girare il cielo come le rondini
E ogni tanto fermarmi qua e là,
Aver il nido sotto i tetti al fresco dei portici
E come loro quando è la sera chiudere gli occhi con semplicità.

Vorrei seguire ogni battito del mio cuore
Per capire cosa succede dentro
e cos’è che lo muove,
Da dove viene ogni tanto questo strano dolore.
Vorrei capire insomma che cos’è l’amore,
Dov’è che si prende, dov’è che si dà

Sogni, tu sogni nel cielo dei sogni.


LAS GOLONDRINAS

Quisiera colarme en los hilos de una radio
y volar sobre los tejados de la ciudad,

encontrar las expresiones dialectales
y mezclarme con el olor del café.
Detenerme sobre la nariz de los viejos mientran leen los diarios
y con el polvo de los sueños volar y volar
hasta el frío de las estrellas, e incluso más allá.


Sueña, tú sueña en el mar de los sueños.

Quisiera voltear el cielo como las golondrinas
y cada poco detenerme aquí o allá,
tener el nido bajo los tejados, al frescor de los portales,
y como ellas cuando llega la noche cerrad los ojos sencillamente.

Quisiera seguir cada latido de mi corazón
para entender lo que sucede dentro
y qué lo hace moverse,
de dónde viene, de vez en cuando, este extraño dolor.
Quisiera comprender en suma qué es el amor,
dónde se toma, dónde se dá.

Sueña, tú sueña en el mar de los sueños.



En Youtube.



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo