Pages

martes, 16 de diciembre de 2014

POETAS DE LA NOCHE


Halos de voz se esparcen sobre la tierra virgen,
rasguños como pentagramas, dedos que se alargan
como cuerdas de guitarras y a veces comas,
silencios soliviantándose en las curvas.
Ella segará los acertijos plantados en la barra.
Él irá buscando algún abismo del que sacarnos.
Un océano de olores dilucida el hielo,
las lenguas jóvenes trepidando ajenjo por las esquinas,
algunos lotófagos que bloquean la salida porque no,
no hay sitio en el vagón que flota por encima del sueño.
Escuchemos: al fondo la caverna que divide los cuerpos.
Muslos de la otra, sombra compartida de la noche
mientras en lo alto siluetas de luz y mensajes suceden,
señales, arquetipos de una imagen auditiva.
El misterio y el miedo y la inquietud insolentes,
el aire puro que trae el humo de cigarros quiméricos,
fresca libertad todavía, fresca noche de odaliscas
que sujetan su volumen a este ritmo de viento.
Demasiada profundidad en el crepúsculo,
halos de voz que se esparcen sobre la tierra virgen.
Ellos no son,
ellos ya han sido.
Los que forjan cada noche de palabras el aire.
Ellos.
Los que acaso rompan en pedazos este verso.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo