Pages

lunes, 12 de julio de 2010

CLARO QUE PODEMOS


Así es, claro que pudimos (o más bien pudieron ellos, nuestros gladiadores modernos). Y no es que nos vaya mucho en el asunto, ni, como diría la versión más pragmática de mi madre, nos van a dar nada por este triunfo. Pero la verdad es que aunque estemos ante la enésima reproducción del pane et circus, aunque todo parezca una cortina de humo mediática diseñada para ocultar nuestros auténticos problemas, nadie nos quitará ya ese efímero momento de alegría extrema. Eso es lo que consiguió anoche Iniesta al empujar la pelotita con todas las ganas.
La selección española levantó su primera Copa del Mundo de Fútbol, añadió su primera estrella de campeón en la camiseta. En Sudáfrica 2010. En África. El momento podría reeditarse en el futuro, pero la emoción de esa primera vez (como en tantas otras primeras veces), esa carne de gallina, esos pelos de punta serán irrepetibles. Gracias.
Pero además esta ha sido la victoria del juego bonito frente a la trampa y la marrullería, del trabajo en equipo frente al individualismo, de la humildad frente al ego, de la confianza en uno mismo, de la acción frente a la protesta vana y, por encima de todo, de la voluntad de decisión. Hablo de unos valores que deberíamos aplicar a nuestras vidas, nuestros trabajos, nuestras búsquedas y proyectos. Menos trampa, más entrega, menos escaqueo, más profundidad, menos figuras, más peones, menos pavos reales, más hormigas conscientes.
Gracias también por todo eso.
Claro que podemos.
Aprovechemos el ejemplo, aprovechémoslo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo