Pages

lunes, 10 de noviembre de 2008

YO ME ACUERDO DE LAS CIANOBACTERIAS - CAPÍTULO 1 - EL FUEGO

I. EL FUEGO

-Yo me acuerdo de las cianobacterias, de su alimentación bárbara, exterminadora, en lo más profundo de los lechos…
-Te acuerdas…
-Lechos abismales, negrura líquida en la que se disuelven los últimos glóbulos de oxígeno.
-Te acuerdas atómica…
-De los peces varados en meandros como arterias, ojos blandos sorprendidos, expulsando el hálito en cada boqueada…
-Fronterizos…
-Convulsión de atunes en la humedad de las barcazas, extraído el gancho…
-Fronterizos, una mano que no comprenden los asfixia…
-Indiferente azada que rotura la tierra, qué sencillo desmontar los laberintos fabricados por las hormigas…
-Llevar al acabamiento con un único gesto de repugnancia cualquier majestuosa catedral mortífera suspendida en el aire desde el vientre arácnido…
-Puntual, indiferente…
-Inocente…
-Provocado…
-A veces los rayos se desencadenan sobre los bosques…
-Hay troncos humeantes que en cualquier caso desconocen la razón originaria del final…
-A veces los rayos…
-Pero a veces…
-Los rayos…
-Pequeño guardabosques, las hogueras que no fueron inocentes…
-Tropiezos de la…
-Asfixia…
-Era primero que la incandescencia del cuerpo…
-Una mano que no comprenden los asfixia…
-Dejémoslo, háblame de…
-Libros…
-¿Libros…?
-Libros en el patio del palacio imperial, una pira de libros cuyos autores guardan turno en la orilla de un estanque poblado de cocodrilos, mientras el constructor de murallas…
-Anarquistas quemando cruces y relicarios…
-Una pira de libros en Opernplatz…
-Otra vieja anécdota…
-10 de mayo de 1933, la palabra de Brecht hecha cenizas…
-La palabra de Dios hecha cenizas…
-Y la de Marx…
-Eso es historia…
-Una fila de intelectuales en Kampuchea…
-Una bandera danesa…
-Pies disidentes en el cemento que sobrevuela Mar del Plata…
-Por San Juan esos fuegos verás…
-Palabras pulverizadas, otra vez aire, nada más…
-Ya está bien…
-Tienes miedo. Déjame…
-Déjate tú de tanto escrutinio…
-Se salvó el Tirant lo Blanc…
-De dónde sacaste todo eso…
-De los libros…
-Libros, qué libros, los libros no existen…
-Ya no existen...
-Objetos del pasado…
-No nos queda pasado…
-Vivimos en el futuro…
-Ni siquiera eso… sólo el escrupuloso presente…
-Sí…
-Un triste mundo de plástico…
-Somos una generación en tránsito. Recordamos, sólo eso…
-Por lo menos eso…
-Atenta, la conversación se está volviendo inapropiada…
-Lo sé. Me acuerdo del muro que hay entre nosotros…
-Cállate, por favor. Podrían oírnos…
-Pues que nos oigan… tú también lo sabes…
-Haz como si lo hubiera olvidado…
-Eres un cobarde…
-Mira, estoy cansado, queda el resto de la noche y sí, tengo miedo. Así que apaga la luz…
-Luz, baño epiléptico de electrones…
-Por favor…
-Hay estrellas apagadas que todavía brillan en el cielo, esclavas de la imperfección del tiempo…
-Tú filosófica…
-Tú silencioso guardabosques…
-Venga, durmamos…




No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo