Pages

miércoles, 14 de marzo de 2012

LA ATRABILIARIA PROPUESTA DE DANIEL ORVIZ


Daniel Orviz en pleno arrebato slampoético
Después de disfrutar como un loco con su sorprendente Mecánica Planetaria, publicada hace ya un tiempo, ya tenía yo ganas de que este poeta multimedia y saltimbanqui desvelara la máscara sacrosanta que envuelve algunas de sus nuevas creaciones, para degustarlas no en el ámbito público de sus presentaciones sino en el privado de la lectura personal e indivisible que permite el formato libro. 
A lo largo del tiempo me he dado cuenta de que pocos poetas-espectáculo sobreviven en este enfrentamiento cuerpo a cuerpo con el lector. Daniel Orviz es uno de ellos, por lo que la noticia de que publicará con Ediciones Escalera su próximo poemario Muere sonriendo me llena de alegría. Ya me froto las manos, devoro las uñas y cuento los días, los meses que faltan para tan supremo acontecimiento (allá por junio, según dicen).
Pero lo mejor de todo es la atrabilaria propuesta del poeta a la hora de pensar en un prólogo que preceda a la obra. Os transcribo parte de una propuesta que no podéis desdeñar:

Estimados amigos:

Algun@s de vosotr@s ya me conoceréis. Para los que no, mi nombre es Daniel Orviz y soy, o pretendo ser… ejem… poeta. El motivo de esta carta es que, después de haber estado varios años dedicándome mayormente a las actuaciones en directo y de haber flirteado con la auto-edición, en Junio de este año publicaré por fin mi primer poemario “oficial” con una editorial, digamos, “seria”. El poemario en cuestión se llamará “MUERE SONRIENDO” y será editado por EDICIONES ESCALERA dentro de su nueva colección de poesía “VER S.O.S”. Pero en fin, a pesar de que esta información viene a cuento, no es para publicitarme para lo que os escribo…
El meollo de la cuestión es que a la hora de pensar la estructura del libro he acabado llegando al momento de tomar decisiones sobre la introducción que quiero que tenga, y sobre quién podría ser su autor, y ahí me he visto asaltado por una impresionante oleada de pereza cuando me he dado cuenta de que TODAS las introducciones de TODOS los libros de poesía que he leído últimamente han resultado ser ejercicios de amiguismo en plan “Chúpame-el-rabo-porque-yo-lo-valgo”. Con esto no quiero decir que los datos que dan la mayoría de esas introducciones no sean ciertos, sino que son datos que por manidos y previsibles NO LE SIRVEN DE NADA al posible lector que vaya a disfrutar del poemario. Y yo quiero tener una intro que sirva de algo, tanto a mis lectores como a mí mismo, y no una mamada verbal a mi ego.
Así que, buscando romper con esta inútil costumbre, y basándome en interesantes experiencias como la llevada a cabo en el blog “Crítica Feroz”, o en las periódicas reuniones de crítica organizadas por el poeta madrileño Batania, he decidido llevar a cabo algo inédito (que yo sepa) hasta la fecha, y abrir una convocatoria para dar con LA INTRODUCCIÓN QUE DEMUESTRE UNA MAYOR ANIMADVERSIÓN HACIA MI OBRA Y SECUNDARIAMENTE HACIA MI PERSONA POÉTICA. Así, con mayúsculas y todo.
Esta convocatoria está abierta a todo el mundo. Los textos se deberán enviar a la dirección de correo detestoadaniorviz@hotmail.es y la que resulte elegida de todas las recibidas será publicada en el libro y en todas las posteriores ediciones, teniendo el dudoso honor de acompañar por siempre a mi obra, ya sea hacia la inmortalidad o hacia el olvido absoluto.

Podéis encontrar algunos detalles complementarios a esta propuesta en el blog del propio poeta, Novedades Increíbles. Y si por casualidad alguno no conoce todavía con quién se está enfrentando, os dejo el enlace a uno de sus poemas más recordados en el mundo entero y mundial, Quiéreme.
¿Os atrevéis a ponerle de lo más verde?
Yo me lo estoy pensando, aunque con Orviz me sale más lo del chup-chup...

1 comentario :

  1. hola que tal! estuve visitando tu blog y me pareció interesante, Me encantaría enlazar tu blog en los míos y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas. Si puedes escríbeme a ariadna143@gmail.com

    saludos

    ResponderEliminar

Dádle voz al oráculo