Pages

martes, 12 de marzo de 2013

EQUIVÓCATE, BE HAPPY (ERASMUS VIVE)


Qué razón tenía Erasmo (sí, el de Rotterdam) en casi todo lo que sugería. Príncipe de los humanistas, padre ideológico de Cervantes y gran olvidado de nuestros tiempos, al autor de Elogio de la Locura se le relaciona hoy en día (casi con exclusividad) con la beca de intercambio etílico-universitario europeo que ahora quieren recortar drásticamente (qué mala fama se ha forjado tan noble iniciativa que en su día me hizo vivir y disfrutar de Roma). Pero hacedme caso, revisad sin miedo ese Moriae Encomium, ese Elogio de la Locura, y podréis encontrar numerosas joyas del pensamiento, claramente contemporáneas. Por ejemplo, os dejo el comienzo del pasaje 45, en el que Erasmo sentencia con su habitual acierto no exento de buen humor sobre ese afán tan humano de no equivocarse. ¿Os parece o no actualizado?

(45) La gente cree que equivocarse es una desgracia; pero es mucho mayor no equivocarse. Yerran, por lo tanto, de medio a medio los que piensan que la felicidad del hombre radica en las cosas. Más bien depende de la opinión que se tenga de ellas. En definitiva, el espíritu del hombre está hecho de tal manera que capta mejor la apariencia que la realidad. Si alguien quiere una prueba de lo que digo, que vaya a la iglesia a la hora del sermón: todos dormitan, bostezan y se aburren si se expone algo serio. Pero si el que grita (perdón, quería decir el orador) comienza, como es costumbre con una historieta de viejas, se despabilan, atienden y escuchan boquiabiertos...

DE ROTTERDAM, E., Elogio de la Locura, (45),1511

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo