Pages

martes, 22 de noviembre de 2011

PÉNDULO (REVISITADO PARA ESTOS TIEMPOS SIN GLORIA)

Cualquier noche os descorazonaremos la acrobacia.
Su hélice nos aturde y mesmeriza.
No conocemos el péndulo.
El pozo se enfrenta al último nido sin clámides.
Hay un intruso entre las cuentas de vidrio.
Hay una torre de profundidad que vacila en las cosquillas,

una pluma que se tambalea.
Hay un trasbordador abandonado al musgo,

un ejército de hormigas que desencadena el abordaje
desde obsoletos carritos comerciales.
Hay madrugadas en las que rezuman

los rapsodas prosternados en la isla,
henchidos de celofanes,
instigados desde un catalejo de lejanías.
Si no hubiérais contenido vuestro cuerpo…
Hay quien sabrá expulsaros de la tierra

porque llega la incógnita media hora del delfín.
Estáis en la arista del sueño.

Practicabais un deporte errabundo.
Giraréis en el aire sin espejos.
Cualquier noche os birlaremos las mañanas.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dádle voz al oráculo