Pages

sábado, 2 de mayo de 2009

EL ACORAZADO POTEMKIN DE SERGÉI EISENSTEIN


No se trata de desplegar aquí una clase magistral de historia del cine, ni nada por el estilo. La película no necesita presentación, o al menos no debería. El acorazado Potemkin es un clásico, y en el cine ocurre lo mismo que con la literatura, que todo el mundo dice que hace o lee o ve y admira y venera o abomina y compra o descarga y hace relucir en su estantería o videoteca para que aumente el caché cultureta de las mismas y del susodicho dueño y aprendiz de bricolaje made in Sweden. Pero quién se ha tragado realmente los 77 minutos de cine mudo ruso antiguo blancoynegro dramático y propagandístico que ofrece esta película. Prefiero no responder a esa pregunta. Pero a todos aquellos que pretenden hacer cine de verdad algún día les doy dos consejos: 1º Que vean esta película en cuanto puedan; 2º Que no alardeen jamás diciendo que la han visto (sobre todo si no la han visto), ya que no basta parecer intelectual para realmente serlo.
El acorazado Potemkin fue elegida en 1958 la mejor película del cine mundial, claro que en esa época todavía no se había desarrollado internet. En 1990 fue elegida como la mejor obra del cine europeo de todos los tiempos, claro que en esa época todavía no se había desarrollado internet. Se puede decir lo de siempre, que es una de esas joyas esenciales de la historia del cine, aunque seguro que no aparecería en nuestra lista de películas favoritas.
El acorazado Potemkin fue presentada en 1925. Sergéi Mijáilovich Eisenstein la dirigió por encargo del Gobierno Soviético. Se trataba de conmemorar el vigésimo aniversario de la revolución fallida de 1905. A pesar de ello y del evidente elemento propagandista que destila, el argumento de la película permite a Eisenstein lleva a la práctica sus teorías sobre el montaje cinematográfico.
El montaje es para Eisenstein “Una idea que surge de la colisión dialéctica entre otras dos, independientes la una de la otra”. Este método le permitirá partir de elementos físicos representables para visualizar conceptos e ideas de complicada representación. Además, el movimiento está determinado por la acción y por el propio montaje. Por último, y no menos evidente, en sus películas el protagonista es la masa, el pueblo. Estos conceptos teóricos se ven claramente reflejados en la famosa secuencia de la escalinata de Odesa, siete minutos de potencial dramático y amargor picassiano, firmemente filmado bajo la batuta de su director de fotografía Eduard Tissé. Ahí os lo dejo. Atrevéos a bajar las escaleras.

PD. Por cierto. El cartel (o los carteles) de la película fueron diseñados por otro grande, Alexander Ródchenko. Tampoco tienen desperdicio.

Título: El acorazado Potemkin (1925)
Título Original: Броненосец Потёмкин (Unión Soviética)
Dirección: Sergéi Mijáilovich Eisenstein
Fotografía: Eduard Tissé
Reparto: Aleksandr Antonov, Vladimir Barsky, Grigori Aleksandrov, Ivan Bobrov, Mikhail Gomorov, Aleksandr Levshin, N. Poltavseva, Konstantin Feldman, Prokopenko, A. Glauberman, Beatrice Vitoldi, Brodsky, Julia Eisenstein, Sergei M. Eisenstein, Andrei Fajt, Korobei, Marusov, Protopopov, Repnikova, Vladimir Uralsky, Zerenin.


video

1 comentario :

  1. Gran película, pasan los días y sigue inspirando a nuevos artistas

    Ejemplo de ello, lo encuentramos con esta metáfora entre formato analógico vs digital

    Battleship Potemkin (Atari 2600 Remix with Microchip)

    ResponderEliminar

Dádle voz al oráculo